Tristeza

Me paro a pensar y me doy cuenta de que el lo que hago es simplemente un proceso cíclico. Me explico:
-Lunes-viernes: me despierto tarde, me preparo para el colegio y en el autobús de la ruta hablamos sobre banalidades. Al llegar al colegio, paso por una aburrida jornada de colegio que me deja con unas ganas de olvidarme del mundo al llegar a casa. Llego a casa y me pongo en el ordenador; después a dormir.
-Fin de semana-festivo: apatía por moverme del ordenador, angustía por volver a la jornada normal del lunes.
-Vacaciones: me aburro como nadie e incluso deseo que vuelvan las clases.
Todo esto aderezado con fracasos amorosos, humillaciones cíclicas (tengo autoestima, me humillan consecuencias mundanas contra las que no merece la pena luchar, recupero la autoestima y la confianza en la humanidad, me humillan…) y canciones de videojuegos. Si quieres un ejemplo de las canciones que escucho, cliquea en el título de la entrada. Es de un videojuego de terror psicológico llamado Silent Hill.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s